Limpio las telarañas acumuladas desde hace un tiempo para anunciar lo obvio: he dejado al alcance del desamparo Only 2 Steps.

Lejos queda ese espacio que acumulaba noticias y artículos NBA como de NCAA desde 2008 -para posteriormente decantarme íntegramente por el college basketball- pero mi situación personal me ha obligado a tomar una serie de prioridades que no incluye la dedicación diaria de un blog. Hace unos meses intenté una resurrección, pero era más un quiero y no puedo.

De todas formas, no me desentiendo del baloncesto universitario que tanto me ha llenado desde hace muchos años. Lejos de olvidarme de él, me reciclo ajustándome a mi escueto tiempo libre para comenzar un nuevo (des)propósito web llamado «Esperando Marzo», un pequeño proyecto que llevaré a cabo al 95% desde twitter (@esperandomarzo) contando lo que nos va dejando el baloncesto universitario día a día, con el propósito de reunir información interesante en castellano sobre nuestra competición favorita.

Para ese 5% restante de mi tiempo, he abierto un blog en WordPress para contar lo que los 140 caracteres de twitter me impide detallar. De todas formas, lo utilizaré muy puntualmente. De momento, tengo preparadas las previas de las principales conferencias para esta nueva temporada:

esperandomarzo.wordpress.com

Así que nada más. Si os mola la idea de seguir absorbiendo información sobre baloncesto universitario, nos vemos por el otro lado. Y si queréis ayudarme a compartir mi nuevo proyecto, interactuar conmigo y darlo a conocer, os lo agradecería infinitamente también.

Gracias por tanto, Only 2 Steps.
Con la competición universitaria finalizada hasta el próximo otoño, el próximo draft de rookies de la NBA centra mayoritariamente la atención de la actualidad de la NCAA por estas fechas. Como viene siendo habitual cada año, los mocks de draft en la red poco a poco van surgiendo de entre analistas estadounidenses y páginas especializadas. Aquí un avance:

NBA DRAFT.NET

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Buddy Hield
#04. Phoenix: Dragan Bender
#05. Minnesota: Jamal Murray
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Domantas Sabonis
#08. Sacramento: Ivan Rabb
#09. Toronto: Jaylen Brown
#10. Milwaukee: Jakob Poeltl
#11. Orlando: Furkan Korkmaz
#12. Utah: Malik Beasley
#13. Phoenix: Dejounte Murray
#14. Chicago: Skal Labissiere

DRAFT EXPRESS

#01. Philadelphia: Brandon Ingram
#02. L.A. Lakers: Ben Simmons
#03. Boston: Dragan Bender
#04. Phoenix: Jaylen Brown
#05. Minnesota: Kris Dunn
#06. New Orleans: Jamal Murray
#07. Denver: Buddy Hield
#08. Sacramento: Jakob Poeltl
#09. Toronto: Henry Ellenson
#10. Milwaukee: Skal Labissiere
#11. Orlando: Demetrius Jackson
#12. Utah: Timothe Luwawu
#13. Phoenix: Deyonta Davis
#14. Chicago: Ivan Rabb

HOOPSHYPE

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Buddy Hield
#04. Phoenix: Dragan Bender
#05. Minnesota: Jamal Murray
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Domantas Sabonis
#08. Sacramento: Ivan Rabb
#09. Toronto: Jaylen Brown
#10. Milwaukee: Jakob Poeltl
#11. Orlando: Furkan Korkmaz
#12. Utah: Malik Beasley
#13. Phoenix: Dejounte Murray
#14. Chicago: Skal Labissiere

CBS SPORTS

#01. Philadelphia: Brandon Ingram
#02. L.A. Lakers: Ben Simmons
#03. Boston: Jamal Murray
#04. Phoenix: Jaylen Brown
#05. Minnesota: Dragan Bender
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Buddy Hield
#08. Sacramento: Denzel Valentine
#09. Toronto: Henry Ellenson
#10. Milwaukee: Jakob Poeltl
#11. Orlando: Skal Labissiere
#12. Utah: Timothe Luwawu
#13. Phoenix: Ivan Rabb
#14. Chicago: Tyler Ulis

USA TODAY

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Dragan Bender
#04. Phoenix: Jaylen Brown
#05. Minnesota: Jamal Murray
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Henry Ellenson
#08. Sacramento: Jakob Poeltl
#09. Toronto: Buddy Hield
#10. Milwaukee: Timothe Luwawu
#11. Orlando: Ivan Rabb
#12. Utah: Skal Labissiere
#13. Phoenix: Denzel Valentine
#14. Chicago: Demetrius Jackson

SPORTS ILLUSTRATED

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Jaylen Brown
#04. Phoenix: Dragan Bender
#05. Minnesota: Kris Dunn
#06. New Orleans: Wade Baldwin
#07. Denver: Jamal Murray
#08. Sacramento: Buddy Hield
#09. Toronto: Skal Labissiere
#10. Milwaukee: Jakob Poeltl
#11. Orlando: Deyonta Davis
#12. Utah: Furkan Korkmaz
#13. Phoenix: Denzel Valentine
#14. Chicago: Demetrius Jackson

SHERIDAN HOOPS

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Kris Dunn
#04. Phoenix: Jaylen Brown
#05. Minnesota: Dragan Bender
#06. New Orleans: Ivan Rabb
#07. Denver: Buddy Hield
#08. Sacramento: Damian Jones
#09. Toronto: Brice Johnson
#10. Milwaukee: Jamal Murray
#11. Orlando: Jakob Poeltl
#12. Utah: Diamond Stone
#13. Phoenix: Skal Labissiere
#14. Chicago: Henry Ellenson

SB NATION

#01. Philadelphia: Brandon Ingram
#02. L.A. Lakers: Ben Simmons
#03. Boston: Jaylen Brown
#04. Phoenix: Dragan Bender
#05. Minnesota: Henry Ellenson
#06. New Orleans: Jamal Murray
#07. Denver: Timothe Luwawu
#08. Sacramento: Kris Dunn
#09. Toronto: Jakob Poeltl
#10. Milwaukee: Skal Labissiere
#11. Orlando: Ivan Rabb
#12. Utah: Demetrius Jackson
#13. Phoenix: Denzel Valentine
#14. Chicago: Buddy Hield

BLEACHER REPORT

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Jamal Murray
#04. Phoenix: Dragan Bender
#05. Minnesota: Buddy Hield
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Henry Ellenson
#08. Sacramento: Jaylen Brown
#09. Toronto: Jakob Poeltl
#10. Milwaukee: Ivan Rabb
#11. Orlando: Skal Labissiere
#12. Utah: Furkan Korkmaz
#13. Phoenix: Marquese Chriss
#14. Chicago: Denzel Valentine

BASKETBALL INSIDERS

#01. Philadelphia: Brandon Ingram
#02. L.A. Lakers: Ben Simmons
#03. Boston: Dragan Bender
#04. Phoenix: Buddy Hield
#05. Minnesota: Jamal Murray
#06. New Orleans: Kris Dunn
#07. Denver: Jaylen Brown
#08. Sacramento: Demetrius Jackson
#09. Toronto: Deyonta Davis
#10. Milwaukee: Wade Baldwin
#11. Orlando: Jakob Poeltl
#12. Utah: Denzel Valentine
#13. Phoenix: Timothe Luwawu
#14. Chicago: Skal Labissiere

TANKATHON

#01. Philadelphia: Ben Simmons
#02. L.A. Lakers: Brandon Ingram
#03. Boston: Dragan Bender
#04. Phoenix: Buddy Hield
#05. Minnesota: Jamal Murray
#06. New Orleans: Jaylen Brown
#07. Denver: Ivan Rabb
#08. Sacramento: Kris Dunn
#09. Toronto: Henry Ellenson
#10. Milwaukee: Timothe Luwawu
#11. Orlando: Jakob Poeltl
#12. Utah: Deyonta Davis
#13. Phoenix: Wade Baldwin
#14. Chicago: Denzel Valentine
El combinado del Este se impuso al del Oeste por 131-117 en una nueva edición del Jordan Brand Classic, celebrado en el Barclays Center de Brooklyn.

De'Aaron Fox y Malik Monk, jugadores comprometidos con la universidad de Kentucky, compartieron el MVP del partido, logrando 23 puntos y 5 rebotes el primero y 22 puntos con otros 5 rebotes el segundo.


Agasajado por muchos como el mejor jugador de esta próxima clase de 2016, el alero Josh Jackson anunció esta pasada madrugada su compromiso con la universidad de Kansas, imponiéndose así a Michigan State y Arizona por reclutarle.

Duro especialmente para los Spartans, donde Tom Izzo confiaba en hacerse con el joven talento del estado de Michigan, y más aún sabiendo que este año dejan el equipo jugadores como Denzel Valentine, Matt Costello, Bryn Forbes o el joven Deyonta Davis, que hoy mismo decidió poner su nombre en el draft de manera sorprendente. Salvo que Izzo tenga un as sobre la manga, parece que el veterano Eron Harris se hará cargo del equipo sobre el parquet.

Jugada también vital para una Kansas que también pierde muchos efectivos importantes de cara a la próxima temporada: Perry Ellis, Wayne Selden, Jamari Traylor o Brannen Greene, adquiriendo de manera definitiva al que será su jugador referencia para el próximo año, y quizás el jugador más prometedor desde la salida de Andrew Wiggins.

Junto a Jackson, permanecerán en el equipo en un principio Frank Mason III, Cheick Diallo, Devonte Graham, Carlton Bragg o Landen Lucas como jugadores a seguir de los Jayhawks esta próxima temporada, sin perder de vista también a los novatos Udoka Azubuike y Mitch Lightfoot.


Cinco temporadas con Brian Gregory al frente de los Yellow Jackets y cinco años en los que el ex-entrenador de Dayton no ha sido capaz de llevar al programa a post-temporada, incapaz de hacer olvidar los irregulares años de Paul Hewitt en la década pasada, si bien alcanzó la mejor temporada de la historia de la universidad con el subcampeonato nacional de 2004.

El cambio se veía venir, pero si de algo adolece Georgia Tech en estos últimos años es de sus más que discretas campañas en la ACC, hasta el punto de que sólamente en dos ocasiones en los últimos 20 años han logrado conseguir un balance positivo de victorias/derrotas en la conferencia. Unos datos demoledores para una institución del prestigio de Georgia Tech.

Y ésta es la oportunidad perfecta para un Josh Pastner que se enfrenta a su primer reto como entrenador en una High-Major. Un Pastner que -pese a su juventud- lleva muchos años aprendiendo de un mito en los banquillos como Lute Olson en la universidad de Arizona para más tarde reemplazar a su otro gran mentor, John Calipari, en la universidad de Memphis, con quien ha llegado 3 veces al campeonato de la C-USA y llevado cinco años consecutivos a los Tigers a post-temporada.

Pastner dispone de una reputación más que contrastada como reclutador en todo el panorama nacional, y por seguro sabrá sacar jugo al talento del área de Atlanta, aunque se le ha criticado mucho más sus dotes para sacar jugo a sus plantillas como entrenador.

Pese a todo, Georgia Tech tiene poco que perder dado sus últimos años con Brian Gregory. La frescura de Pastner como líder del banquillo proporcionará por seguro una próxima clase de reclutamiento de alto nivel y, quien sabe, en muy pocos años poder estar en la élite nacional peleándole la ACC a programas como Duke, North Carolina, Syracuse o Louisville.
Esta misma tarde ha llegado la noticia de la permanencia en Durham de Grayson Allen, líder anotador de los Blue Devils esta temporada, provocando un cúmulo de reacciones en Estados Unidos por el que la universidad de Duke puede coronarse como el rival a batir para esta próxima temporada 2016/17.

Es una afirmación que roza lo demencial, más aún cuando la temporada universitaria recién ha concluido, pero la continuidad del escolta abre un cúmulo de posibilidades para este próximo otoño, ejerciendo además como líder del monumental equipo que Mike Krzyzewski y Jeff Capel han confeccionado para el próximo curso, sumando una de las camadas de reclutamiento más importantes de la costa este en estos últimos años.

La pérdida de un jugador del talento de Brandon Ingram, que pone rumbo al profesionalismo, no rompe los esquemas a nivel técnico, y es que las llegadas de los jóvenes Jayson Tatum (alero), Harry Giles (ala-pívot/pívot), Frank Jackson (base) y en menor medida Javin DeLaurier (ala-pívot), de los mejores de su generación en sus respectivas posiciones, ponen a Duke en el candelero desde el minuto uno.

Todo esto sin contar que aún puede caer alguna sorpresa más en Durham, y es que Marques Bolden (segundo mejor pívot de esta class) aún tiene a los Blue Devils en su lista de preferencias, y seguro que no en una posición muy baja.

Además, Allen no será el único que acompañará a esta talentosa generación. Coach K tiene a su disposición a un nutrido y más que aprovechable grupo de jugadores que complementan a la perfección la plantilla, casos como los de Luke Kennard, Chase Jeter, Amile Jefferson, Matt Jones o Derryck Thornton, que salvo sorpresa permanecerán un año más en el equipo.

Hay razones de peso para creer en un nuevo gran año de los Devils, tras un año donde no han estado a la altura de estas últimas temporadas. Por de pronto, tienen casi asegurado el #1 en los rankings pre-season, pero todo pinta a que serán la plantilla más temida por las universidades de cara al campeonato del próximo curso.
Durante este último verano, mucha gente perseveraba y reiteraba en el interés de que esta campaña universitaria no iba a ser una más. Y es que la fastuosa camada de jugadores de esta clase no está dejando indiferente a nadie, y los General Managers de las franquicias de la NBA se frotan las manos ante la semejante dosis de talento que veremos en profesionales el próximo año.

Y ya no sólo hablamos de jugadores de primer año. Jugadores de la talla de Gary Harris, Marcus Smart, Kyle Anderson, Rodney Hood, Willie Cauley-Stein, Adreian Payne o el siempre incisivo Doug McDermott siguen demostrando semana tras semana que este año no es sólo es el draft de los freshmen, sino que el talento viene ya madurándose desde años posteriores, y la mezcla de ambos conjuntos está resultando ser uno de los draft más interesantes de estas dos últimas décadas.

Pero para qué engañarnos. Es un draft como el que no ha habido en años, con jugadores muy buenos que por la competitividad generada este curso van a caer muy abajo en el cuadro, pero un draft donde los nombres propios son cuatro jóvenes perlas que pueden retumbar los cimientos de la NBA, cuatro jugadores por los que las franquicias NBA han vuelto a sacar a la palestra tras mucho tiempo el término tanking, el sacrificio del presente por el futuro y el "podemos permitirnos tirar la temporada a la basura porque lo que viene... va a ser muy grande".

Tres de ellos los conocemos muy bien, ya que nos los llevan inyectando en mente desde la temporada pasada en su último año de instituto: la gran promesa de la Ciudad del Viento, Jabari Parker, en su momento proclamado mejor jugador de su generación durante un par de años; el nuevo líder del Team Calipari y talentoso combo-forward del norte de Texas, Julius Randle; y el alero canadiense por el que suspiraba media NCAA hace escasos meses y que ha arrebatado el trono de mejor jugador de esta generación a Parker tras su re-clasificación, Andrew Wiggins. Sin embargo, visto como ha ido aconteciendo esta temporada, nos vemos obligados a incluir en esta terna de talento a raudales a un jugador que ha pasó a un segundo plano en sus Jayhawks, eclipsado por el hype y el potencial de su compañero Wiggins, y que a base de trabajo y talento se ha colocado prácticamente por unanimidad en lo más alto de los mocks de draft en la red, el pívot camerunés Joel Embiid, conformando así el poker de ases de jugadores de primer año que asaltarán el draft el próximo mes de junio.

A día de hoy, sus aventuras por la NCAA en este primer tramo de temporada ha sido muy variopinto, lo mismo que sus equipos. Todos han experimentado el sabor de la derrota ante conjuntos muy por debajo de su nivel, han conseguido victorias brillantes ante otras potencias universitarias y han alternado partidos espectaculares a nivel estadístico con otros donde casi ni se les ha visto o han acabado pasando casi desapercibidos. Para los que aún no han tenido la ocasión de disfrutar lo suficiente de ellos, o no siguen habitualmente la competición, os presento unas pocas líneas sobre su recorrido, su actualidad y su porvenir.

Natural del sur de Chicago, su increíble físico y su facilidad para el baloncesto no tardaron en sonar a lo largo de todo el estado de Illinois, uno de los muchos que respira baloncesto por los cuatro costados. No era un deporte nuevo para él puesto que su padre, Sonny Parker, fue un ex-jugador de la NBA en la década de los 70 y 80, por lo que tenía en casa a su más fiel espejo donde mirarse.

Su verdadera trayectoria como jugador de baloncesto comenzaría con su elección de instituto, Simeon Career Academy, cuna estatal de otros grandes talentos como Derrick Rose, Nick Anderson, Bobby Simmons o el malogrado Ben Wilson, donde se convertiría en todo un ídolo de masas. Su talento para el basket y su potencial casi ilimitado a su corta edad atrajo enseguida el interés de numerosos programas universitarios con apenas 14 años, destacando los de Kansas, Duke, Kentucky, North Carolina o su principal referencia estatal, Illinois.

Durante sus cuatro años en Simeon, Parker no hizo más que acaparar focos y premios a partes iguales. Fue indiscutible número uno de su generación para portales especializados como ESPN o MaxPreps, y ha tenido competencia a nivel estatal con otros jugadores como Anthony Davis, Wayne Blackshear, Ryan Boatright, Frank Kaminsky o Jahlil Okafor. A sus espaldas acaparó galardones como las cuatro ediciones del ESPN National Player of the Year, Illinois Mr. Basketball durante dos años consecutivos o la obtención de dos medallas de oro en categorías inferiores de la selección norteamericana.

El alero comenzó a acaparar verdadero protagonismo a nivel nacional, y su nombre era un constante vaivén en debates radiofónicos y de televisión, a la par que comenzaba a aparecer en portadas de revistas. La más sonada fue probablemente la de Sports Illustrated en 2012 donde aparecía como "el mejor jugador de High School desde LeBron James", un artículo donde cobraba especial protagonismo su conexión entre baloncesto y religión, puesto que su madre y todos sus hermanos son mormones, algo muy poco habitual en su Illinois natal.

A finales de ese 2012 llegaría el gran momento donde Parker decidiría su futuro universitario en favor de Duke, por delante de programas como Michigan State, Florida, North Carolina o Kansas, liderando el nuevo -y talentoso- proyecto de Mike Krzyzewski para este año, unos pocos meses después de conocerse la noticia de que no iba a ser el número uno de su camada por la re-clasificación de Andrew Wiggins desde la de 2014.

Sus nominaciones para Player of the Year en distintos rankings y para los numerosos primeros quintetos de la temporada se sucedían, y el jugador ya mostraba sus buenas dotes durante la pretemporada del equipo antes de debutar en casa ante Davidson, con 22 puntos. Seguidamente, Parker regresaría a su Chicago natal para disputar el Champions Classic ante la universidad de Kansas, que supuso el primer enfrentamiento directo en college ante Andrew Wiggins, consiguiendo 27 puntos y 9 rebotes, pero no impidiendo la primera derrota de la temporada para Duke. Pese a ello, Parker seguía a un nivel de juego altísimo, y durante casi dos meses no bajó de la docena de puntos en todos sus partidos, sonando con fuerza nuevamente para recuperar el trono al número uno del draft que le había conquistado Wiggins, mucho más espeso en este inicio de competición.

Sin embargo, Parker -y casi por extensión el equipo entero- comenzaba a bajar sus prestaciones en cuanto comenzaron los enfrentamientos directos de la ACC, especialmente durante las dos derrotas sufridas ante Notre Dame y Clemson, donde el rendimiento de Parker -el defensivo, especialmente- junto con una bajada de brazos notable respecto a los partidos de inicio de temporada le situaban en el punto de mira negativo de muchos analistas durante esas dos semanas. El Rookie Wall, llegaron a comentar algunos incluso. Con el carácter de Parker, su mentalidad ganadora y los compañeros y entrenadores que tiene a su lado, será cuestión de tiempo que el jugador vuelva a coger confianza para conseguir llevar a Duke de nuevo a posiciones privilegiadas del ranking.

Pese a ello, Parker ha demostrado ser el jugador más regular de entre los grandes freshmen de su camada, y pese al meteórico ascenso que está experimentando Embiid en estas últimas semanas sigue siendo uno de los grandes favoritos para hacerse con ese primer puesto del draft. Sus condiciones físicas y técnicas son inauditas, un NBA Ready desde el momento en que puso un pie en la NCAA, y con su fortaleza mental y ganadora a lo poco que muestre una pizca de su talento en una franquicia NBA que le dé minutos estaremos hablando de un potencial candidato a ser All-Star en unos pocos años. Una apuesta segura en las tres primeras posiciones para los equipos que no deseen arriesgarse en exceso en este draft... si finalmente acaba desembarcando en él este año, ya que el periodista Sam Smith (bulls.com) sugería que Parker podría quedarse un segundo año en los Blue Devils, algo que fue negado por su padre horas más tarde, alegando que su hijo no había tomado una decisión y que ya lo haría cuando finalizase la temporada. Pendientes de él estaremos.

El alero canadiense Andrew Wiggins se ha convertido en una de las grandes promesas del baloncesto norteamericano, más aún tras conocerse su decisión de re-clasificarse desde la hornada de 2014 y conformar una clase de reclutamiento más potente si cabe.

Natural de Ontario, Wiggins desciende también de familia deportista y, al igual que Jabari Parker, su padre llegó a debutar en la NBA, Mitchell Wiggins, aunque sin asentarse como jugador importante, aunque sí que tuvo una dilatada experiencia profesional en otras ligas norteamericanas y en Europa. Además, actualmente sus dos hermanos mayores juegan también a baloncesto en la NCAA: Nick Wiggins en la universidad de Wichita State y Mitchell Wiggins Jr. en Southeastern University. Además, sus tres hermanas también juegan a baloncesto, y su madre, atleta, fue medallista olímpica en los Juegos Olímpicos de Los Angeles. Se podría decir que la genética le favorece al joven Andrew.

Wiggins es el orgullo del baloncesto canadiense a sus 18 años. Un baloncesto que estos últimos años esta nutriendo a nivel profesional y universitario a un gran número de jugadores de un nivel considerable, y que en los próximos años podrían formar un bloque muy interesante en competiciones internacionales de la misma forma que lo están haciendo en categorías inferiores. Estos últimos años han llegado a la NBA jugadores de la talla de Anthony Bennett, Tristan Thompson, Cory Joseph, Andy Rautins, Robert Sacre, Kris Joseph o Andrew Nicholson, y en la NCAA podemos encontrar también a mucho talento canadiense como Brady Heslip, Dwight Powell, Nik Stauskas, Melvin Ejim, Jordan Bachynski, Olivier Hanlan, Tyler Ennis, Kyle Wiltjer, Khem Birch o Kevin Pangos; alguno de ellos incluso ya perteneciente al equipo nacional. Esto demuestra el tremendo potencial que tiene el país canadiense en baloncesto en ciernes.

Tras dos años en su Ontario natal, Wiggins adquirió verdadero protagonismo con su llegada a Estados Unidos, donde pidió el transfer a Huntington Prep, en West Virginia, uno de los mejores programas de baloncesto de instituto de todo el país. De él han salido también recientemente otros jugadores como el pívot senegalés Gorgui Dieng, actualmente en la NBA, los enormes hermanos Tanveer y Sim Bhullar, su ex-compañero Xavier Rathan-Mayes o los también universitarios Dominic Woodson y Moses Kingsley.

Con promedios de más de 23 y 24 puntos en sus años en Huntington, valiéndole numerosos premios de Player of the Year, Wiggins se hizo un nombre a nivel nacional, y pronto empezaron los analistas a hacer sus -innecesarias- comparaciones con jugadores del calibre de LeBron James o Kevin Durant, que fue lo que realmente atrajo al gran público universitario, e incluso el interés de los grandes scouts de la NBA, debido a su plasticidad, su impresionante físico y su facilidad de anotación.

Éstas comparaciones por su forma de jugar unido a su incalculable potencial como jugador NBA ha propiciado que se le asocie al joven canadiense un hype y una fama considerable, más aún después de conocer la decisión de Wiggins de recuperar su año perdido (por el transfer desde Canadá a Estados Unidos) y regresar a su generación correspondiente, la de 2013, pasando a ser el mejor jugador de la generación de 2014 al de la 2013, desplazando a Jabari Parker a la segunda posición.

Desde que se conoció su re-calificación en octubre de 2012, numerosos programas universitarios acecharon al joven jugador canadiense durante todo su año senior de High School, algo que acabó extendiéndose hasta el mes de mayo de 2013, siendo la principal comidilla a nivel de baloncesto nacional una vez que finalizó el pasado NCAA Tournament. Tras desestimar la opción de John Calipari y Kentucky, una de las grandes favoritas para los aficionados, Wiggins se decantó por marcharse con Bill Self y sus Kansas Jayhawks por encima de los programas de la ACC de North Carolina y Florida State, éste último amparado por sus propios padres, donde éstos estudiaron.

La trayectoria de Andrew Wiggins en la NCAA en este primer tramo de competición no está siendo lo esperado por muchos, ya que por el momento no está respondiendo a las expectativas generadas por un jugador de su calibre. Su irregularidad y su floja mentalidad en la pista están siendo su santo y seña estos últimos meses, alternando muy buenos encuentros con otros donde incluso él mismo se borra del choque. Su capacidad atlética, su velocidad y cambios de ritmo, su talento ofensivo y su potencial para ser también en un futuro un buen defensor es abrumador, pero muchas veces da la sensación de falta de competitividad, de inseguridad con el balón en las manos, de poca creación de juego... que quizás no corresponde a esa futura estrella y dominadora en la NBA que muchos han pronosticado a medio plazo.

Ese hype del que tantísimo se ha hablado desde que comenzó la temporada le está pasando factura. Probablemente sin esa presión encima, podríamos estar hablando de un Wiggins mucho más determinante, con más seguridad en sí mismo y vislumbrando cada vez más ese increíble talento que atesora, y que hasta ahora está mostrando a cuentagotas. Indistintamente, es un jugador llamado a dominar en la NBA, y que tarde o temprano romperá ese cascarón que le tiene aprisionado y se le podrá ver en todo su esplendor. No hay que olvidar que tiene 18 años, y que tan solo llevamos poco más de 2 meses de competición.

Texas respira football, el Lone Star State se le conoce, como atestiguan sus orgullosos Cowboys. Pero entre tanto loco del deporte del balón elipsoide hay cabida para respirar buen baloncesto, no solo NBA con sus tres franquicias, sino a nivel de baloncesto base, siendo una de las más fructíferas canteras de toda la nación.

Su última gran perla proviene del norte del estado, desde Dallas, donde desde hace un par de años viene pisando fuerte Julius Randle. Al igual que sus dos compañeros anteriores, Randle posee figuras baloncestistas muy cercanas, pese a que en High School llegó a jugar también al football. Su mentor, quien es también su figura paterna desde los 8 años de edad, llegó a jugar de forma testimonial en la NBA, mientras que su madre jugó también a baloncesto para la universidad de Texas Arlington en su juventud.

Su increíble configuración física, su movilidad, su envergadura de brazos y sus buenos instintos con la pelota en su poder le hacen ser un jugador totalmente atípico. Ya destacaba de manera soberbia en sus primeros años en Prestonwood Christian Academy, donde pasó sus últimos tres cursos de instituto, y más aún cuando dio el estirón. Ya a los 16 años se había convertido en toda una institución dentro de su estado, y con 17 años ya había logrado dos campeonatos estatales con sus compañeros en tres años, venciendo incluso a dos de los grandes prospects a nivel nacional que también mostraban sus talentos en el estado texano, los hermanos Aaron y Andrew Harrison, que posteriormente serían compañeros suyos en Kentucky.

Apurando en marzo de 2013, Randle elegiría finalmente Kentucky como destino universitario, pese a la gran campaña realizada en Lawrence para que el prometedor jugador texano se uniese a Bill Self en Kansas Jayhawks, aunque el disgusto de los aficionados y estudiantes por su no elección paso al olvido poco después con el compromiso de Andrew Wiggins, como era de esperar. Así, John Calipari conseguía desquitarse de su horrenda temporada pasada -recordemos, eliminados en primera ronda del NIT frente a Robert Morris- con una de las mejores clases de reclutamiento de la historia de la Big Blue Nation, donde anteriormente había logrado el compromiso de los citados hermanos Harrison, James Young, Dakari Johnson o Marcus Lee.

Su inicio de campaña fue espléndido, destacando como uno de los freshmen con mayor impacto en las primeras semanas de competición, desatascando a los Wildcats desde el poste bajo, con muy buenos promedios anotadores y reboteadores y haciendo circular mucho el balón dentro y fuera, logrando promediar un doble-doble en sus siete primeros partidos de la temporada. Poco a poco ha ido perdiendo regularidad conforme ha ido transcurriendo la temporada, y en sus intentos por amoldarse a una teórica posición de '3' o de interior abierto ha jugado también en su contra, y le está ocasionando muchas pérdidas y malos tiros, perdiendo mucha efectividad a medida que se aleja del aro.

Mucho que esperar -y mejorar- de Randle de aquí a que acabe la temporada. Sus interesantes skills, su intensidad en la pista y con ese físico que gasta, la NBA le espera con los brazos abiertos. Su principal cuello de botella es que es un jugador que tiene que terminar de definirse una vez dé el salto a profesionales. Él ya ha comentado más de una vez de su interés por mejorar a larga distancia y amoldarse a una posible posición de alero, pero en los Wildcats no termina John Calipari de ajustarlo allí, sino en la pintura, que es donde más rendimiento le está dando. Su teórica escasez de centímetros para jugar de 4 y sus problemas defensivos lo compensa con mucha movilidad, mucha inteligencia repartiendo juego y mucha aportación en el rebote y en la anotación bajo tableros. Puede ser un poderoso 4 en la NBA, pocos pueden dudar de ello, pero si logra encontrar un equipo o un entrenador que le dé cancha para jugar más abierto (veremos si Calipari, según sigue avanzando la temporada) puede suponer también una seria amenaza lejos del aro si sigue trabajando duramente.

No el perdáis de vista en lo que queda de temporada universitaria, porque es un jugador que todavía tiene mucho que ofrecer. Verlo jugar con esa garra, con ese entusiasmo y con lo determinante que es a nivel universitario, bien vale pagar una buena entrada. Dará mucho que hablar en la NBA, y no sería raro verle a nivel de All-Star en muy pocos años si sigue con su mejora física y técnica, más aún con la buena ética de trabajo que tiene pese a su juventud.

No es ni mucho menos la primera vez que hablo del joven Joel Embiid. Ya hace unos meses, antes de comenzar la temporada colegial de este curso, escribí un poco sobre la nimia trayectoria de Embiid como jugador de baloncesto, desde sus inicios en Camerún hasta su reclutamiento por Bill Self para sus Kansas Jayhawks este año. Por ello, para no volver a repetirme, os remito a él.

Su temporada ha ido increscendo de forma exponencial. Sorprendió mucho este verano verlo en los rankings de ESPN como el mejor pívot de su generación, por delante de su ex-compañero Dakari Johnson, e incluso comenzó la temporada jugando pocos minutos, con el transfer de Memphis Tarik Black como principal referencia interior del equipo junto a Perry Ellis. Pero era cuestión de tiempo que el camerunés gozase de más minutos y demostrase la pasta de la que está hecho.

Desde los aficionados y analistas de basket universitario hasta sus propios compañeros de equipo alucinaban con el nivel que mostraba Embiid sobre la pista. Con el paso de los meses se ha convertido en uno de los grandes dominadores de la NCAA, y su fluidez en el juego, su potencia, sus movimientos en el poste y su dominio bajo tableros rápidamente han hecho que apareciesen comparaciones con toda una leyenda NBA como Hakeem Olajuwon, precisamente una de las figuras del joven jugador. A día de hoy, es raro encontrar un mock un análisis concienzudo del próximo draft donde Embiid no aparezca en las dos primeras posiciones del mismo.

Su nivel de crecimiento baloncestístico y la velocidad con la mejora sus fundamentos conforme pasan los partidos es vertiginosa, pero no hay que olvidar que es un jugador que aún está por pulir, que aún está verde, en formación y que aún dispone de muchas deficiencias en su juego.

Verlo sobre la pista es una delicia para los ojos. Domina a su par en la zona casi sin quererlo, es capaz de sacar provecho de cada balón que llega a sus manos, el rendimiento defensivo y reboteador que ha mostrado desde que es titular es sensacional, corre la pista y se mueve como un alero más, dispone incluso de una buena mecánica de tiro y un muy interesante lanzamiento de a media distancia y tiene un físico y unos brazos que asustan. Todo ello sin ser el jugador que habitualmente se lleva los méritos y halagos de su equipo (Andrew Wiggins), pero que poco a poco está ganándole terreno al mismísimo -y casi indiscutible hasta el momento- número uno de su generación.

No me arriesgo mucho si aseguro que es un jugador con impacto inmediato en la NBA, aunque no tengo (de momento) tan claro que pueda estar a la altura de un mito como Olajuwon, como muchos pronostican. Un pívot con esas habilidades no pasa desapercibido en profesionales. Y menos aún en el draft, más visto cómo les gusta a los General Managers un jugador interior dominante. Tiene potencial para ser o que él quiera, y su techo sólo se lo puede poner él mismo. Disfrutemos de él en la NCAA mientras podamos.
Seguimos por segunda semana consecutiva con los emocionantes duelos de conferencia, que comenzaron a principios de este 2014. Dos grandes sorpresas esta semana, con la caída por partida doble de Ohio State en la Big Ten y una nueva derrota de la universidad de Duke, esta vez mucho más sorprendente que la sucedida hace una semana ante Notre Dame. De resto, Arizona sigue una semana más comandando la competición, con conjuntos como Wichita State, San Diego State, Florida o Kentucky cada vez escalando más posiciones.

TOP 25

01. Arizona Wildcats (17-0).
Dos compromisos complicados tenían los Wildcats esta semana, con un tour por Los Angeles para visitar las canchas de las universidades de UCLA y USC. Los líderes de la competición pasaron por encima de los Trojans, que no levanta tampoco la cabeza con Andy Enfield, aunque les costó rascar la victoria del Pauley Pavilion ante los Bruins. Arizona suma un récord de 17-0, sumando el mejor inicio de su historia tras el 16-0 con el que comenzaron en 1931. Esta semana recibirán únicamente en casa a sus vecinos de Arizona State.

02. Syracuse Oranges (17-0).
Los neoyorkinos siguen acumulando buenos resultados a través de su inexperimentadas visitas por las canchas de la ACC. Esta semana sumaron tres más a su casillero particular, venciendo en el Dome a una decadente North Carolina y sacando las victorias de los pabellones de Virginia Tech y Boston College, para ponerse ya 4-0 en la conferencia. Esta semana reciben a la universidad de Pittsburgh en casa, el único plantel de la ACC -además de ellos- que no conoce la derrota en la conferencia.


03. Wisconsin Badgers (16-0).
Una única victoria para los Badgers esta semana que les permite seguir soñando. Además, consiguiendo una aplastante victoria ante Illinois, a los que encestaron 95 puntos, una cantidad de puntos que no se veían por el Kohl Center en un duelo de conferencia desde 1995, cuando los Badgers estaban dirigidos en el banquillo por un joven Stan Van Gundy, justo antes de dar su salto a los banquillos de la NBA. Esta semana dos partidos complicados nuevamente en la Big Ten, visitando esta noche el Assembly Hall de Indiana para posteriormente recibir en casa a la universidad de Michigan.

04. Michigan State Spartans (15-1).
Siguen subiendo puestos los Spartans dentro del ranking, y se colocan ya 4-0 co-liderando la Big Ten. La semana no fue nada fácil, ya que las dos victorias conseguidas en estos últimos siete días han podido convertirse perfectamente en derrotas, teniendo que derrotar a Ohio State y a la universidad de Minnesota tras una prórroga, éste último sin Adreian Payne, con un leve esguince en su tobillo derecho. Con Payne aparentemente recuperado para esta semana, jugarán a domicilio dos duelos ante Northwestern e Illinois.

05. Wichita State Shockers (17-0).
Los Shockers prosiguen de celebración, y es que los de Gregg Marshall siguen haciendo historia y acumulan 17 victorias en los primeros 17 encuentros de la temporada. Eso sí, a punto estuvieron de cortar esta racha los Bears de Missouri State, que dejaron escapar una renta de 19 puntos a su favor para que los Shockers les venciesen finalmente en la prórroga. Unos días antes, los de Kansas habían vencido también a la universidad de Illinois State. Esta semana les esperan dos partidos consecutivos en casa: esta noche ante Bradley y unos días después un bonito y complicado duelo ante la universidad de Indiana State.

06. Villanova Wildcats (15-1).
Ni siquiera una derrota hace menos de un mes ha hecho que los pupilos de Jay Wright dejen atrás su lucha por permanecer entre los mejores conjuntos de la nación. Su camino por la renovada Big East sigue su curso con éxito, y esta semana sumaron su cuarta victoria consecutiva tras batir a domicilio a los programas de Seton Hall y St. John's. Dos duelos en casa les esperan esta semana, ante DePaul y uno muy importante ante la universidad de Creighton, que lideran junto a ellos la conferencia.

07. Florida Gators (13-2).
Esta semana arrancó la SEC para los chicos de Billy Donovan, dejando sensaciones contrapuestas. Debutaron sin muchas dificultades ante la South Carolina de Frank Martin en casa, pero posteriormente estuvieron muy cerca de sucumbir en casa de Arkansas, a la que derrotaron finalmente en la prórroga acabando con una racha de 23 victorias consecutivas en casa de los Razorbacks. Un encuentro que jugaron, por cierto, sin su líder anotador: Casey Prather, lesionado. Esta semana tendrán también otro par de compromisos medianamente asequibles, recibiendo esta noche a la universidad de Georgia para viajar posteriormente hasta Alabama para enfrentarse a la universidad de Auburn.

08. Iowa State Cyclones (14-2).
Contrapuesta semana para los Cyclones de Fred Hoiberg, que comenzaron por todo lo alto venciendo a Baylor Bears hace siete días y han finalizado la semana con dos derrotas consecutivas, anoche ante la universidad de Kansas y, la más dolorosa, a domicilio ante Oklahoma Sooners, que les ha hecho meterse a éstos en el ranking por primera vez esta temporada. Semana fantástica de DeAndre Kane, pese a todo. Esta semana tendrán solo un choque para recuperar algo de fuerzas, donde enfrentarán a la universidad de Texas.

09. Oklahoma State Cowboys (14-2).
Tras su estrepitosa caída a domicilio frente a la universidad de Kansas State, los Cowboys vuelven a ver la luz al final del túnel. Dos victorias balsámicas esta semana, venciendo primero a la universidad de Texas y sufriendo posteriormente para sacar la victoria de Morgantown ante West Virginia. Para esta semana, tendrán un duelo muy asequible ante los Horned Frogs para posteriormente visitar a la universidad de Kansas en uno de los mejores duelos de esta semana.

10. San Diego State Aztecs (14-1).
Sin hacer mucho ruido, los chicos de Steve Fisher se han colado por primera vez esta temporada entre los diez primeros del ranking nacional, merced a que siguen con su gran racha de victorias consecutivas (13) y a la caída de otros programas del top 10. Esta semana solo una victoria, aunque sufrida, ante Air Force, y esta semana les esperan dos interesantes duelos ante Fresno State y UNLV.

11. Ohio State Buckeyes (15-2).
Los de Thad Matta han sido uno de los protagonistas negativos del ranking esta semana, cayendo por primera vez de las diez primeras posiciones como consecuencia de una semana negra en la que han cosechado sus dos primeras derrotas de la temporada: ante Michigan State en la prórroga y posteriormente en casa frente a la universidad de Iowa. Tendrán dos encuentros a domicilio para sofocar esta mala racha de resultados, visitando a Minnesota y Nebraska.

12. Baylor Bears (13-2).
Tenían un duelo tremendamente complicado esta semana en la pista de los Cyclones de Iowa State, y cayeron finalmente derrotados por culpa de un demoledor DeAndre Kane. Unos días después, los Bears volvieron a la senda de la victoria venciendo con rotundidad a TCU. Esta semana será muy complicado para los de Waco, con un encuentro solvente primero ante Texas Tech para posteriormente jugar frente a Kansas y Oklahoma.

13. Kentucky Wildcats (12-3).
Esta semana los Wildcats disputaron sus primeros encuentros de 2014, y los primeros de su conferencia. De momento las cosas marchan bien tras dos victorias ante Mississippi State y Vanderbilt, dos conjuntos que -en teoría- no son de su liga, aunque esta semana tendrán dos duelos mucho más exigentes frente a Arkansas y Tennessee.

14. Iowa Hawkeyes (14-3).
Los Hawkeyes recuperan sensaciones tras la pasada derrota sufrida ante Wisconsin, derrotando por todo lo alto en Columbus a la universidad de Ohio State, que hasta hace escasos días no conocía la derrota. Además, encadenan dos victorias consecutivas tras vencer esta semana también a la universidad de Northwestern con facilidad. Esta semana tendrán un único duelo en casa frente a la universidad de Minnesota.

15. Kansas Jayhawks (12-4).
Todavía están muy lejos de las posiciones que por plantilla y potencial merecen en este ranking, pero esta semana han dado un paso de gigante en su debut en la Big XII venciendo a tres potenciales rivales de conferencia: Oklahoma, Kansas State y Iowa State, los tres pertenecientes al Top 25 entre la semana pasada y ésta. Buen nivel mostrado esta semana por sus 3 freshmen estrella: Joel Embiid, Andrew Wiggins y Wayne Selden. Esta semana, además, batallarán contra los otros dos rivales a batir de la conferencia a los que aún no se habían enfrentado: Baylor y Oklahoma State.

16. Massachusetts Minutemen (14-1).
Dos victorias más esta semana para los Minutemen en la A-10, donde se colocan con un buen 3-0 de inicio y que a nivel nacional siguen escalando posiciones en el ranking sin hacer mucho ruido. Sin embargo, les espera un calendario bastante cuesta arriba en la conferencia, ya que de sus próximos 6 partidos tendrá que jugar 5 de ellos fuera de casa. Por de pronto, visitarán esta semana las pistas de las universidades de George Mason y Elon.

17. Memphis Tigers (12-3).
Tras su irregular debut en la AAC con la derrota ante Cincinnati, los Tigers recuperan la sonrisa al conseguir una victoria de mucho mérito en la conferencia tras vencer a uno de sus grandes rivales en la misma: Louisville Cardinals, además en su propia pista. Redondearon también su buena semana tras vencer también a domicilio a la universidad de Temple. Para estos próximos siete días, tendrán que disputar un duro encuentro en casa con la visita de Connecticut y para después jugar un encuentro más balsámico ante LeMoyne Owen College, perteneciente a la Division II.

18. Louisville Cardinals (14-3).
Los de Rick Pitino siguen en dinámica irregular una semana más. Tras la siempre dolorosa derrota ante Kentucky para cerrar su calendario non-conference, vuelven a sumar una derrota de peso frente a uno de sus rivales directos por la AAC, Memphis Tigers, y además en casa. Posteriormente, sumaron su tercera victoria de la conferencia a costa de SMU. Esta semana tendrán también dos encuentros duros, recibiendo a la universidad de Houston y visitando Storrs para jugar ante Connecticut.


19. Cincinnati Bearcats (15-2).
Ha pasado más de un mes desde que los Bearcats estuvieron en el ranking nacional, hasta que New Mexico y Xavier les hicieron morder el polvo de forma consecutiva, sus hasta ahora únicas derrotas de la temporada. Desde entonces, acumulan ocho triunfos consecutivos, siendo el más relevante el de esta pasada semana ante Memphis, que les aupó directamente hasta esta 19ª posición, venciendo además esta semana a los programas de Houston y Rutgers. Para estos próximos siete días tendrán que lidiar ante Temple y South Florida.

20. Creighton Bluejays (14-2).
Las grandes actuaciones de Doug McDermott y la buena trayectoria que están realizando por la Big East les ha permitido a los Bluejays volver a acceder al ranking nacional. Su balance en la conferencia es de 4-0, derrotando esta semana a DePaul y Xavier, liderando la conferencia junto a la universidad de Villanova, a la que se enfrentarán esta misma semana, además de a Butler y Providence en una semana bastante cargadita.

21. Colorado Buffaloes (14-3).
Golpe importante para los Buffaloes esta semana, que han conocido como pierden para lo que resta de temporada a uno de sus pilares en el equipo: Spencer Dinwiddie, tras romperse el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha en la derrota de éstos ante la universidad de Washington. Además de ésta derrota han vencido esta semana en la prórroga a Washington State, y esta semana reciben en casa a UCLA y USC.

22. Pittsburgh Panthers (15-1).
Tras varias semanas de ausencia, regresan los Panthers a formar parte de los 25 mejores del país. Los de Jamie Dixon suman cinco victorias consecutivas, y de momento permanecen invictos en la ACC, donde hasta el momento disponen de un balance de 3-0 en su estreno. Tras una victoria asequible esta semana ante Wake Forest les espera un duelo de altura ante Syracuse en los próximos siete días, además de visitar esta noche la pista de Georgia Tech. Lo peor, la lesión para lo que resta de temporada del reserva Durand Johnson.

23. Duke Blue Devils (13-4).
Los Blue Devils vuelven a ser por segunda semana consecutiva los grandes protagonistas de esta semana, y nuevamente por dejarse derrotas de más, cayendo hasta una posición #23 que no se veía desde 2007. Tras una sorprendente derrota en su debut de conferencia ante Notre Dame, los de Coach K han sumado esta semana su segunda caída en la pista de los Clemson Tigers, contra pronóstico. Además, han sumado dos victorias ante Georgia Tech y Virginia, que no compensan su mala racha de resultados. Esta semana les espera la universidad de North Carolina State, donde una derrota les haría caer del ranking definitivamente.

24. St. Louis Billikens (15-2).
Vuelven los Billikens a ocupar posiciones privilegiadas a nivel nacional esta temporada. Los de Jim Crews llevan más de mes y medio con una interesante racha positiva de 9 victorias consecutivas, y esta semana comenzaron su andadura por la A-10, donde han logrado dos importantes victorias a domicilio -y sufridas- ante Dayton y Rhode Island. Para estos próximos siete días recibirán en casa a St. Bonaventure y Fordham.

25. Oklahoma Sooners (13-3).
Su buena trayectoria durante toda esta temporada y una victoria de mucho mérito esta semana ante la imbatida Iowa State les ha hecho posicionarse en esta última posición del ranking. Además, esta semana plantaron cara a la universidad de Kansas, pero no lograron sacar finalmente la victoria por culpa de Wayne Selden y Perry Ellis. Para esta semana tendrán que jugar ante Kansas State y Baylor, ambos a domicilio.

25. UCLA Bruins (13-3).
Otros que regresan al ranking tras varias semanas de ausencia son los Bruins, aunque sea empatados en la última posición del mismo. Todo ello pese a la derrota sufrida esta semana ante el líder nacional, Arizona Wildcats, pese a que posteriormente vencieron en casa a Arizona State, con un Kyle Anderson que sigue en estado de gracia. Dos visitas nada fáciles esta semana a Colorado y Utah les esperan a los Bruins.


LAS MEJORES ACTUACIONES DE LA SEMANA

Billy Baron (Canisius): 38 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias (vs. Rider).
Doug McDermott (Creighton): 35 puntos, 7 rebotes (vs. Xavier).
Jon Severe (Fordham): 35 puntos, 3 rebotes (vs. Duquesne).
Tyler Haws (BYU): 35 puntos, 1 robos (vs. Pepperdine).
Keifer Sykes (Green Bay): 34 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias (vs. Milwaukee).
Alan Williams (UC Santa Barbara): 33 puntos, 15 rebotes (vs. Cal Poly).
C.J. Wilcox (Washington): 31 puntos, 4 rebotes, 4 tapones (vs. Colorado).
DeAndre Kane (Iowa State): 30 puntos, 8 rebotes, 9 asistencias, 5 robos (vs. Baylor).
Cleveland Melvin (DePaul): 30 puntos, 8 rebotes (vs. Butler).
Kellen Dunham (Butler): 30 puntos, 3 rebotes (vs. DePaul).
Chasson Randle (Stanford): 30 puntos, 2 asistencias (vs. Oregon State).
Ovie Soko (Duquesne): 29 puntos, 9 rebotes (vs. Fordham).
Branden Frazier (Fordham): 29 puntos, 6 rebotes (vs. Richmond).
Deonte Burton (Nevada): 29 puntos, 5 rebotes (vs. UNLV).
Joseph Young (Oregon): 29 puntos, 4 rebotes (vs. California).
Lamar Patterson (Pittsburgh): 27 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias (vs. Wake Forest).
Rodney Hood (Duke): 27 puntos, 6 rebotes (vs. Georgia Tech).
Semaj Christon (Xavier): 27 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias (vs. Creighton).
Markel Brown (Oklahoma State): 27 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias (vs. Texas).
Roberto Nelson (Oregon State): 26 puntos, 9 asistencias (vs. California).
Bryce Cotton (Providence): 25 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias (vs. Villanova).
Marcus Smart (Oklahoma State): 24 puntos, 11 rebotes, 6 robos , 5 asistencias (vs. Texas).
Russ Smith (Louisville): 23 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 4 robos (vs. SMU).
Garrick Sherman (Notre Dame): 21 puntos, 18 rebotes, 4 asistencias (vs. North Carolina State).
Elfrid Payton (LA-Lafayette): 21 puntos, 7 rebotes, 6 robos (vs. Texas State).
Jerrelle Benimon (Towson): 20 puntos, 17 rebotes (vs. UNC-Wilmington).
Justin Cobbs (California): 20 puntos, 11 asistencias, 6 rebotes (vs. Oregon).
Andrew Wiggins (Kansas). 17 puntos, 19 rebotes (vs. Iowa State).
Ike Azotam (Quinnipiac): 17 puntos, 18 rebotes, 3 tapones (vs. Manhattan).
Kyle Anderson (UCLA): 17 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias (vs. Arizona State).
Kyle Collinsworth (BYU): 15 puntos, 10 rebotes, 9 asistencias, 3 robos (vs. Pepperdine).
Shabazz Napier (UConn): 14 puntos, 11 asistencias, 5 rebotes, 5 robos (vs. Central Florida).
J.J. Avila (Colorado State): 13 puntos, 17 rebotes, 6 asistencias (vs. Fresno State).

PARTIDOS EN DESCARGA DE ESTA SEMANA

LSU @ Tennessee
Kansas State @ TCU
Iowa State @ Baylor
Ohio State @ Michigan State
South Carolina @ Florida
Delaware @ Hofstra
Washington @ Utah
Miami (FL) @ North Carolina
Penn State @ Minnesota
Washington State @ Colorado
Wisconsin @ Illinois
Stanford @ California
Colorado @ Oregon
Arizona @ UCLA
Quinnipiac @ Manhattan
USC @ Arizona State
Gonzaga @ Portland
Louisville @ Memphis
Syracuse @ North Carolina
Clemson @ Duke
Kansas State @ Kansas
Michigan State @ Minnesota
Virginia @ North Carolina State
Baylor @ TCU
Ohio State @ Iowa
UCLA @ Arizona State
Iowa State @ Kansas

10 PARTIDOS PARA NO PERDERSE ESTA SEMANA

Wisconsin @ Indiana
Creighton @ Villanova
Baylor @ Kansas
Ohio State @ Minnesota
Connecticut @ Memphis
UCLA @ Colorado
Pittsburgh @ Syracuse
Michigan @ Wisconsin
Michigan State @ Illinois
Oklahoma State @ Kansas

EL JUGADOR DE LA SEMANA

Doug McDermott
(Creighton).

Repite Doug McDermott como mejor jugador de la semana, repitiendo el galardón de los últimos siete días. La estrella de la universidad de Creighton sigue aupando poco a poco a su programa dentro de la Big East, y con las dos victorias cosechadas esta semana ante DePaul y Xavier les ha colocado por primera vez esta temporada dentro del ranking de la AP.

En estos dos partidos, McDermott ha promediado 27 puntos, 6 rebotes y 3.5 asistencias, sumando ante los Muskateers su segunda mejor marca anotadora de la temporada con 35 puntos, acompañados de 7 rebotes.

Otros candidatos: Juwan Staten (West Virginia), DeAndre Kane (Iowa State), Andrew Wiggins (Kansas), Russ Smith (Louisville), Billy Baron (Canisius), Justin Cobbs (California), Marcus Smart (Oklahoma State), Tyler Haws (BYU), Bryce Cotton (Providence) y Keith Appling (Michigan State).


EL VÍDEO DE LA SEMANA

El mejor mate, más por rareza que por el mate en sí, es el doble alley-oop que encontramos esta semana en la universidad de Wagner, protagonizado por Dwaun Anderson y Marcus Burton.



Y para acabar, una de celebraciones. Primero de Chris Collins y sus chicos de Northwestern con su gran victoria ante la universidad de Illinois, y posteriormente de Rick Ray y sus jugadores de Mississippi State tras vencer a Ole Miss.